Luchando contra la dispersión





Me duele tener que admitirlo, pero soy una persona que se dispersa con facilidad. Supongo que me interesan demasiadas cosas, o que, simplemente, siento curiosidad por todo lo que se me pone por delante. Pero el resultado final, y nada conveniente, es que me cuesta centrarme.

En realidad me cuesta centrarme porque no acabo de identificar un objetivo claro en todo lo que hago. En cuanto encuentro el sentido y logro enfocarme, me implico al máximo y soy muy concienzuda con mi trabajo. Pero mi eterno problema es encontrar el tan ansiado foco.

Estas cavilaciones vienen a cuento de que estos días pasados, por enésima vez en mi vida, se me ocurrió escribir una lista de propósitos para mi futuro, con el fin de concentrar mis esfuerzos en algo provechoso, y para que todo lo que vaya estudiando, repasando, construyendo, etc., tenga sentido como un todo y vaya orientado en una misma dirección.

Pues bien, antes de escribir la lista de propósitos con mis últimas ocurrencias, miré en mi archivo de documentos similares. Tengo incluso una carpeta en el ordenador a la que llamé "Objetivos", y está a rebosar de escritos con nombres como "propósitos de año nuevo", "mi futuro a largo plazo", "mi nueva vida", "planes" y cosas por el estilo...Lo más desconcertante es que tengo documentos fechados desde el 2007 hasta el presente año y se me ha ocurrido abrir algunos de ellos para ver cómo he evolucionado... y me he quedado a cuadros: no he evolucionado lo más mínimo. Al menos no en lo tocante a mis objetivos laborales. Se repiten los mismos un año tras otro. De vez en cuando cambia el idioma que quiero estudiar (y que nunca aprendo), o engroso la lista de "habilidades" y de aspectos a reforzar con lo aprendido en un nuevo curso. Pero, en esencia, siempre es igual.

Me pregunto por qué me pasa esto. Supongo que siempre obtengo los mismos resultados porque siempre actúo igual. Quizá es difícil salir del bucle que nosotros mismos nos hemos creado porque siempre nos enfrentamos a las cosas de la misma manera. Eso hace que adquiramos unos hábitos con los que cuesta romper, y creo que la forma de salir de ellos es cambiar la forma de hacer las cosas. O simplemente introducir una nueva rutina. Algo que nos ayude a encontrar una nueva forma de ver las cosas, o que, lisa y llanamente, nos sirva para ponernos en marcha y empezar a ver progresos o algún tipo de evolución.

Me he dado cuenta de que cuando estoy muy atascada me sienta muy bien dar un largo paseo. Mi ideal es pasear por el campo, pero como ahora no lo tengo a mano, me conformo con perderme por los jardines y por calles tranquilitas. Es increíble cómo me oxigena y cómo me ayuda a aclarar las ideas. Normalmente, después de un paseo así veo las cosas de otra manera, y estoy mucho más dispuesta a encarar cualquier dificultad.

Por eso ahora me planteo incorporar una nueva afición a mi vida. Quiero correr. He leído tantas cosas buenas de este sencillo deporte que estoy segura de que me sentaría de maravilla y me ayudaría a empezar a poner orden en mis asuntos. Lo malo es que siempre encuentro excusas para posponerlo, pero no quiero que acabe siendo un propósito más en una de mis listas de objetivos, así que he decidido escribirlo en el blog para que el peso de la responsabilidad sea mayor. :) Si lo digo en público, no voy a tener más remedio que cumplirlo. ¡O eso espero! De momento estoy esperando ese empujoncito que me falta, aunque creo que de esta semana no pasa. Os mantendré informados.

Pero también me gustaría saber cómo encaráis los demás estos momentos de bloqueo vital. ¿Soy la única que se pasa la vida haciendo propósitos sin llegar a cumplirlos? ¿Hay por ahí alguien aficionado al running que haya notado los beneficios en su vida en general?

Me encantaría conocer vuestra experiencia.





Comentarios

Lo ha dicho que…
Hola! Llevo leyendo tu blog bastante tiempo (y me encantaba) pero ahora que has cambiado el rumbo, con esta entrada tengo que comentarte por primera vez porque, en determinados momentos, parecía que esta entrada la había escrito yo.
Yo nunca escribo mis propósitos porque ya sé de antemano que voy a gastar bolígrafo y papel para nada. Tenía mil proyectos, mil ilusiones y, poco a poco, no se han cumplido, bien por mí, bien por circunstancias ajenas. Ahora me encuentro en una situación un poco desesperante, la verdad. Pero si hay algo que me está ayudando es correr. Cuando vivía en Madrid, los momentos de agobio eran ideales para salir a caminar y caminar y caminar, no había nada mejor. Cuando me tuve que marchar de allí para vivir en un pueblecito que odio necesitaba algo que me ayudara a despejarme. Y caminar por allí no era una opción, me entristecía más. Me di cuenta de que, cuando veía a gente de mi entorno correr, me daba mucha envidia verles al terminar, con esa energía y esa alegría. Yo necesitaba eso y decidí ponerme, poco a poco, alternando caminar y correr, sin presión, con recelo pero con ilusión. Y me he dado cuenta de que esto sí lo quiero hacer, sí tengo ilusión por correr. Porque, cuando me pongo, no pienso en nada, únicamente en superarme a mí misma. No me pongo metas ni objetivos, únicamente intentar animarme y ser feliz. El resto del tiempo no es nada bueno pero lo poquito que corro me desconecta del mundo, me hace sentir mejor, notar el sol en mi cara, el viento, es volver a sentirse libre.
Te recomiendo de verdad que te pongas a ello, que no te desanimes y que lo hagas todo por ti, no por competir con nadie, únicamente por tu bienestar y felicidad. Ya verás que este proyecto, si vas poquito a poco, no lo abandonas.
Perdona el discurso que te he soltado, jajaja, espero que te ayude aunque sea un poquito.
Un beso.
Tasha ha dicho que…
Lo, no pidas perdón, que me ha encantado tu comentario! ya sabes que yo me enrollo con facilidad, así que también me gusta leer comentarios bien largos. Y con chicha, y el tuyo lo tiene ;)

Me encanta que me cuentes tu experiencia. Te estaba leyendo y me imaginaba a mí corriendo por un camino rural, sintiéndome libre y llena de energía, y me están dando ganas de salir ahora mismo. Aunque al contrario que a ti, me gustaría estar en un pueblecito. La ciudad la veo más complicada para estas cosas, pero es que además yo soy de alma campestre, jajaja. Y ya sólo la palabra "pueblecito" me hace pensar cosas buenas.

Supongo que las circunstancias son las que nos hacen sentirnos más a gusto en un sitio que en otro, pero ya te digo, cuando te desesperes por estar ahí, piensa que a gente como a mí nos encantaría y te envidiamos por ello. :)

Lo de la lista de mil propósitos no sé si tendrá remedio o tendré que hacer como tú y dejar de escribirla, pero es que es un vicio. Lo malo es que queda ahí para la eternidad y luego es muy frustrante leerlas todas de golpe, como me ha pasado a mí. Más que frustrante, es un shock.

A ver si empiezo a correr y voy encarando el resto de objetivos poco a poco.

Gracias por comentar!
Besos!
Elena ha dicho que…
Hola bonita!

tengo un montón de cosas que decirte!

acabo de ver el post de Cambio de rumbo y me parece genial, aunque echaré de menos tu visión de la moda. Me impresionó tu decisión de estar un año sin comprar ropa. ¿Sigues sin hacerlo? A mí me pasa como a ti, llegué a obsesionarme con la moda con eso de los blogs y creo que empecé a vestir fatal! ahora voy a mi rollo y creo que con más estilo y sobre todo, mucho más cómoda.

En cuanto a correr, yo jamás era capaz de correr más de cinco o siete minutos seguidos. Pues empecé poco a poco, con paciencia, pero hay que salir tres días a la semana, al menos al principio, para coger fondo, y acabé corriendo 45 minutos sin ningún problema. tuve que parar por el embarazo, pero me encantaría retomarlo, aunque te digo, no creo que sea el mejor deporte para las articulaciones, pero cuando vuelves a cada después de sudar la camiseta, te sientes de PM! empecé a correr en agosto y en semana santa llegué a hacer una hora y diez, eso sí, sali todas las semanas, mínimo dos días, si no, no coges el ritmo. Y muy importante para mí, llevar buena música en el ipad que te anime. Yo me ponía shakira :)

En cuanto a los objetivos... creo que la frustración es bastante generalizada. Yo tengo uno claro, quiero ser escritora, me encanta leer y también escribir. He empezado mil novelas. Hace unos meses comprendí que con el trabajo que tengo, tan absorbente, si quería escribir algo, debía escoger una estructura sencilla, que me permitiese retomarla después de días sin poder escribir. Estoy terminando, y luego tendré que hacer muchas correcciones, y quizás sea malísima, pero cuando ponga el punto y final, se que me voy a sentir super feliz. Lo que quiero decir es que tenemos que ponernos objetivos sencillos y alcanzables, y no un millón de ellos, pq el tiempo, lamentablemente, es limitado, y hay que renunciar a ciertas cosas.

Te animo a que sigas persiguiendo tus sueños, siempre que estos sean alcanzables, y a compartirlos con nosotros!

Un abrazo fuerte y nos seguiremos encontrando por aquí.

Por cierto, ¿puedo preguntarte de dónde eres y dónde vives?

Lo ha dicho que…
Me alegro de que mi comentario haya podido ayudarte u orientarte en algo. Si lo has leído y te has visto a ti misma corriendo y con una sonrisa, no lo dudes, a tu ritmo y poco a poco, hazlo.
Si no puedes dejar de hacer listas de propósitos, intenta probar también esto: busca una cajita bonita o una huchita y, cada vez que hagas algo, por pequeño que sea, pero que te haya hecho feliz, escríbelo en un papelito y ponlo en la cajita o en la hucha. Cuando termine el año y veas la lista de propósitos sin cumplir (lo que me pasaría a mí, jeje), abre la cajita con los papelitos para que veas todo lo que has hecho que ha merecido la pena. Tal vez no sea nada grandilocuente ni que vaya a cambiar tu vida pero te hará ver que sí que haces cosas y que avanzas. A veces nos fijamos unos objetivos tan grandes que ni nos damos cuentas de los pequeños triunfos del día a día que también nos hacen avanzar.
Hagas lo que hagas, mucho ánimo! Tal vez verte avanzar a ti nos haga avanzar a las demás!
Un beso.
Ananda ha dicho que…
Hola Tasha!!!!

Creo que el tema del abandono de los propósitos y objetivos es lo usual y rara vez llevamos a buen término la totalidad de ellos. A mí al igual que a ti me ha pasado y me pasa así que ahora poco a poco me planteo un objetivo mensual que sea alcanzable y que pueda consolidar a lo largo del tiempo. No pretendo hacer mucho de golpe si no cada día ir dando un pasito que me lleve a ir consiguiendo mis metas. Si a nivel laboral no ves mejora no te frustres pues es cosa de la situación que vivimos y le está pasando a todo el mundo pero procura avanzar cada día un poquito más.

Y que te voy a decir con respeto a correr: hazlo si o si y si no te apetece también. Yo llevo dos meses que salgo a correr unos tres días a la semana y los resultados se notan .....vaya si se notan: estás de mejor ánimo, te ves con más fuerza y energía, etc.... tan solo unos consejillos: calienta antes de empezar, estira después de correr, utiliza zapatillas de running pues te pueden evitar algunas lesiones y se nota la diferencia con respeto al resto de zapatillas, empieza poco a poco 15-20 minutos y si no eres capaz al principio alterna la marcha y la carrera, ve siempre a tu ritmo (yo prefiero ir sola), no te desmoralices porque otros te sobrepasen (los primeros días a mi me adelantó un grupo de "abueletes"....) porque poco a poco irás notando los progresos, si tu objetico es adelgazar olvídalo pues no se pierde peso si no a largo plazo y esto te lo digo porque hay gente que se cree que por ir a echar una carrerita durante un mes se va a quedar con un tipín de infarto pero lo que si empezarás a notar es que empiezas a estar más dura y tonificada,.....vamos todo son ventajas y si vences la pereza que se suele tener las primeras veces con el paso del tiempo estarás deseando tener un hueco para poder hacer una escapada. A mí también me gusta más correr por el campo y la playa y tengo la suerte de tener ámbas cosas cerca y al igual que tú prefiero la tranquilidad, oir los pajaritos cantar y oler los olores del campo/playa todo ello me ayuda a meditar y pensar en mis cosas y seguramente a tí también te sirva para focalizarte en tus objetivos.

Vaya testamento que he escrito.....sorry pero creo correr y hacer deporte en genral ayuda mucho y no solo a nivel físico si no también en el sentido de reforzar la autoestima, la constancia y la mejora día a día.

Un saludo y venga empieza cuando quieras pero empieza!!!!

Saluditos!!!
Shedemei ha dicho que…
Ofú, me siento identificadísima. Hasta me puse esto https://evernote.com/ con mis listas ordenaditas de lo que quiero hacer a corto y largo plazo pero.......hacer hago mucho sin avanzar realmente en lo que me propongo. La constancia es mi punto débil...

Tasha ha dicho que…
Elena, hola! Es verdad, tú tenías un blog de moda. Parece que sentiste la saturación antes que yo (chica lista) y tomaste otro camino. Me alegro por ti!
Así que también eres corredora! me encanta ver la cantidad de gente que ha optado por salir a hacer ejercicio al aire libre. :) Yo ya he empezado!! entre todas me habéis terminado de animar, y aunque sólo haya salido un día, pienso seguir. Además, si no corro, me pego un paseo tremendo andando, que tampoco está mal. La cuestión es salir.

Y te felicito por haber canalizado tu sueño de ser escritora. Te confieso que a mí también me ha dado por ahí, y me he puesto a ello, pero aún no sé si conseguiré terminar algo. Ya os contaré...

Lo, sí que me animaste, sí. Tanto que ese mismo día me lancé. Y aunque sólo estuve unos minutillos (aunque luego lo complementé con una hora y media andando con energía), volví a casa eufórica! Hoy continuaré.

Y oye, tu idea de la cajita con los logros obtenidos, me parece preciosa. Y una idea genial! Aunque no sea en una cajita (soy un poco desastre), al menos sí abriré un nuevo documento llamado LOGROS, y pondré algunas cosillas, que ya sólo con pensar en ello se me ha ocurrido algo que escribir, y eso me anima. Gracias!

Sigo en otro comentario, que se hace muy largo...
Tasha ha dicho que…
Ananda, encantada de que me dejes testamentos. Vuestros comentarios me parecen un lujo, en serio! se nota que no escribís algo porque sí, para quedar bien. Ya te digo, no te cortes!

Lo de pensar en objetivos mensuales, y luego ir engrosándolos, también lo pensé hace tiempo, y no sé por qué abandoné la idea. La verdad es que a la larga es más útil. Si me centrara en una sola cosa cada vez, seguro que ya habría cumplido un montón, en lugar de pasarme la vida arrastrando los mismos 20 objetivos.

Y lo de correr...me encanta ver que más de una sois aficionadas! además no sé qué tendrá este deporte que todo el que habla de ello transmite energía y sensación de libertad. A ver si dentro de poco puedo hablar yo también así. Además, mi objetivo no es adelgazar, (si acaso, no engordar en el futuro). Es más bien sentirme ágil y vital. :)

Carolina, es lo que pasa cuando una tiene muchos hobbies, verdad? un día, hablando con una amiga que es igual que yo, comentábamos lo mal repartido que está el mundo. Hay gente que no tiene ninguna afición y se aburre, y luego estamos otros que acumulamos todas las que ellos no quieren, y claro, no damos abasto! Así que habrá que reducir por algún lado y centrarse un poco. Aunque si tú notas que avanzas, sea como sea, eso ya es positivo!

Besos a todas!
Tasha ha dicho que…
Elena, se me ha olvidado contestar a tus preguntas, perdona:
Mi objetivo de no comprar ha durado 7 meses, que no está mal. Pero hace poco me di un respiro y me compré un par de cosillas. No me he vuelto loca comprando, ni creo que lo vuelva a hacer, pero ya no soy tan estricta. Un año a veces es difícil de cumplir, porque te pueden surgir compromisos inesperados y no siempre te puedes apañar con lo que tienes, pero si hubiera vivido en otro sitio más pequeño y en un año más tranquilo, lo podría haber cumplido sin problemas.

Y con eso respondo a tu segunda pregunta: vivo en Sevilla, aunque no soy de aquí. :)

Un beso!
Shedemei ha dicho que…
¡Exacto! No puedo entender cómo hay gente que se aburre, jajaj, a mí me va a faltar tiempo en la vida para todo lo que quiero aprender. Nueva obsesión: aprender a patinar.

Lo de ir cogiendo un nuevo hábito cada mes lo dicen en muchos sitios, y creo que es lo más efectivo.
Tasha ha dicho que…
Carolina Sorel, perdona! no sé qué me pasa, que hay comentarios que no veo en su día. Ahora que he entrado a actualizar y estoy dando un repaso a algunas cosas, me encuentro con que no te contesté. Lo siento, en serio.

Lo de patinar también es un sueño que yo tengo! aunque eso ya me da más respeto. A mi edad, el suelo parece que se ve muy lejano y duro, y sólo de pensar en perder el equilibrio y pegarme la torta padre, se me ponen los pelos de punta. Me conformaré con correr (a ver si me lanzo otra vez) y con aprender a bailar bien, que es algo que me encantaría.

Un beso!